AMÉRICA LATINA EN SUS IDEAS “Mitos y Creencias en los Procesos de Cambio de América Latina”

6/13/2017

 

Siglo XXI Editores México. 1986, ISBN 968-23-1376-7, Págs 401-431.

 

 

 

ÍNDICE

 

 

 

NOTICIA SOBRE LOS COLABORADORES1

 

  1.  

 

INTRODUCCIÓN, por LEOPOLDO ZEA15

 

PRIMERA PARTE: AMÉRICA LATINA EN LA HISTORIA DE LAS IDEAS

 

FRECUENCIAS TEMÁTICAS DE LA HISTORIOGRAFÍA

LATINOAMERICANA, por JAIME JARAMILLO URIBE23

 

Algunas orientaciones y preferencias temáticas, 26; Hispanismo y anti-hispanismo, 32; El contacto de razas y culturas, 36; Democracia y caudillismo, 39; Bibliografía, 43

 

INTERROGACIONES SOBRE EL PENSAMIENTO FILOSÓFICO, Por

ARTURO ANDRÉS ROIG46

 

CIENCIA Y TÉCNICA: IDEAS O MITOIDES, Por FRANCISCO

  •  

 

El mitoide, 72; El factum, 77; El dominio, 81; Vías de liberación, 87; El clasicismo, 88; La ciencia nuestra, 89; La solución mística, 91

 

 

PANORAMA DE LOS PROCESOS DE CAMBIO: REVOLUCIÓN,

REFORMISMO Y LUCHA DE CLASES, Por ABELARDO VILLEGAS95

 

  1. Los antecedentes, 96; 2. ¿Qué revolución?, 98; 3. Las revoluciones tecnológicas, 102; 4. Clases y lucha de clases, 106; 5. Socialismo, las vías de acceso, 110; 6. Socialismo y comunismo ¿un proceso único?, 114

 

EL PENSAMIENTO RELIGIOSO, por SAMUEL SILVA GOTAY......................... 118

 

  1. La crisis teórica e ideológica de los cristianos revolucionarios en América Latina y el rechazo de las teologías de los países dominantes, 119.

  2. Respuesta de los cristianos revolucionarios de América Latina ante la crisis teológica: afirmación de la historia real como la única esfera de la salvación, 128; 3. Consecuencias teóricas y políticas de la hostilización de la salvación, 139; 4. Conclusiones, 152.

 

SEGUNDA PARTE: AMÉRICA LATINA Y EL MUNDO

 

PANAMERICANISMO Y LATINOAMERICANISMO, Por ARTURO ARDAO157

 

COSMOPOLITISMO E INTERNACIONALISMO (DESDE 1880 HASTA 1940),

Por NOEL SALOMÓN172

 

REGIONALISMO Y NACIONALISMO, por JUAN A. ODDONE201

 

Pautas de indagación: contenidos y ambigüedades, 201; El regionalismo y sus raíces coloniales, 203; Criollismo y regionalismo, 205; Disgregación colonial, 206 Los escollos a la organización nacional, 209; Las patrias fragmentadas, 212; La búsqueda de una conciencia nacional, 220; El "ser americano" y la cultura nacional, 223; El "nacionalismo" de entreguerras, 229; Los imperativos de integración regional, 236; Bibliografía, 237

 

 

LAS IDEOLOGÍAS EUROPEÍSTAS, por CARLOS BOSCH GARCÍA239

 

 

La cultura católica cristiana frente a la cultura moderna, 239; Ideologías europeas y norteamericanas en la pos independencia de América Latina, 240; El librecambismo resultante del impacto inglés, 241; El imperio de los Estados Unidos a la antigua usanza, 241; La seguridad de los Estados Unidos frente a los problemas europeos, 242; El conflicto de los latinoamericanos, 243; Liberales y conservadores, centralistas, federales, 244; Las demandas de la industria ajena impuestas a América La-tina por Europa y la extensión de tierra de los Estados Unidos, 246; Lo que no vieron los pensadores, 247; El pensador teórico y la necesidad de participar en la búsqueda de una filosofía, 247; Las tres posturas del pensamiento latinoamericano, 249; La libertad realista, 250; Las influencias de los positivismo francés e inglés, 250; La realidad de la técnica, 251; Las reformas y la necesidad de la emancipación mental, 252; La caída en manos del imperio económico de los Estados Unidos, 253; La realidad latinoamericana, 254; Las preocupaciones sociales, 255; La reacción contra el positivismo y la entrada de nuevas ideologías europeas, 256; El nuevo imperio económico de los Estados Unidos y su ex-tensión, 257; El nacionalismo defensivo de la latinidad, 258; El ejemplo mexicano, 258; El despertar de otros países latinoamericanos, 260; El antimperialismo, 260; La respuesta estadunidense, 261; El nuevo enfrenta-miento de México, caso de excepción, 262; El Estado Nuevo de Getúlio Vargas, 263; El peronismo, 264; Los límites de la libertad latinoamericana y la integridad política, 265; El caso de Guatemala, 266; El caso de Cuba, 266; América Latina tiene un problema, 267; Bibliografía, 268.

 

ANTE EL IMPERIALISMO, COLONIALISMO Y NEOCOLONIALISMO, Por

CARLOS REAL DE AZÚA270

 

AMÉRICA LATINA Y EL TRASFONDO DE OCCIDENTE, por ROBERTO

FERNÁNDEZ RETAMAR300

 

Clarificar las denominaciones, 300; Las primeras visiones, 303; De la primera independencia a la neocolonia, 306; Hacia la segunda independencia, 316

 

 

TERCERA PARTE: AMÉRICA LATINA EN SU CULTURA, IDENTIDAD Y DIVERSIDAD

 

EL "INDIO": MITO, PROFECÍA, PRISIÓN, por LOURDES ARIZOP333

 

Seres de color azul y cabeza cuadrada, 334; "Ya llegan al ciclo los alaridos de tanta sangre derramada..." 337; De "caciques" a "pm os", 339; "No existen indios, sino ciudadanos bolivianos", 340; Pluralismo cultural en América Latina, 343; Bibliografía, 343

 

 

AVENTURAS DEL NEGRISMO EN AMÉRICA LATINA, Por RENÉ

  1.  

 

  1. ¿Qué es el negrismo?,345; 2. Contexto socio histórico del negrismo, 347;3. Breve intento de reevaluación del negrismo, 354.

 

 

EL INMIGRANTE EUROPEO 1839-1930, Por MARÍA ELENA RODRÍGUEZ

OZAN............................................................................................................................... 361

 

La ideología de los inmigrantes, 363; El anarquismo, 365; El socialismo, 367; El fascismo, 369; La inmigración y los grupos industriales, 370; Bibliografía, 371

 

 

EL MESTIZAJE Y LO MESTIZO, Por BENJAMÍN CARRIÓN.............................. 375

 

México y América Central,379;En el Perú y los países andinos,381;El caso del Río de la plata, 382;Chile,“una loca geografía” ,385;Brasil, 386;La unidad brasileña frente a la dispersión hispánica, 387;La inmigración negra,33;Formación del mestizo brasileño,393; Venezuela,393;Ecuador, Perú y Bolivia, 394; Los exiliados,396;otros temas,396; Bibliografía,398

 

MITOS Y CREENCIAS EN LOS PROCESOS DE CAMBIO DE AMÉRICA,

Por JAVIER OCAMPO LÓPEZ................................................................................... 401

 

  1. Generalidades. Mitos y creencias de una sociedad en proceso de cambio, 401; 2. Las supervivencias etnoculturales en los mitos y creencias de América Latina contemporánea, 404; 3. Función de los mitos y creencias, 413; Bibliografía complementaria sobre mitos y creencias, 429

 

 

EL UNIVERSO DE LA EDUCACIÓN COMO SISTEMA DE IDEAS EN

AMÉRICA LATINA, Por GREGORIO WEINBERG.................................................. 432

 

LA EXPRESIÓN ESTÉTICA: ARTE POPULAR Y POLKLORE. ARTE CULTO, por RUBÉN BAREIRO SAGUIER Y MIGUEL ROJAS MIX.......................................................... 446

 

UNIDAD Y DIVERSIDAD DEL ESPAÑOL, Por CARLOS MAGIS....................... 467

 

  1. Punto de partida,467; 2. Trayectoria del pesimismo y la confianza, 469,

3. La alternativa entre “dependencia y la liberación”,482; Bibliografía, 496.

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

LEOPOLDO ZEA

 

 

Entre el 27 de noviembre y el 1 de diciembre de 1967, la UNESCO convocó en la ciudad de Lima, Perú, a un grupo de expertos sobre América Latina para planear la serie América Latina en su cultura. El programa allí aprobado ha sido cumplido, prácticamente. Dentro de este programa y como remate del mismo, se recomendó que los trabajos realizados sobre literatura, arte, arquitectura y música fuesen completados con un estudio final sobre una historia social y cultural de la América Latina, la cual debería proveer el marco conceptual de los estudios anteriormente realizados y a la vez, dar cabida a una historia de las ideas. Entre los criterios recomendados se propuso el que dice: "Se entenderá que las diferentes expresiones de la cultura latinoamericana son consecuencia de la sociedad que las expresa y, por lo tanto, aconsejan su estudio vinculándolas interdisciplinariamente en el marco de la historia social de la cultura." Dicho marco estaría, precisamente, expreso en el estudio sobre América Latina en sus ideas.

 

Pero, además, se recomendó algo que pareció inusitado en este tipo de estudios, el que, lejos de partir cronológicamente del pasado al presente, se partiera por el contrario del presente hacia el pasado. De un presente vivo, y por vivo, conflictivo, discutido y discutible. La recomendación establecía: "Se pondrá énfasis en la expresión de la cultura contemporánea, entendiendo que la cultura implica lo social y que la sociedad es el resultado de la evolución histórica de ritmos muy variados. Por ello se recomienda buscar en cada caso específico la perspectiva histórica adecuada que ayude a la explicación de determinadas maneras de presentarse las expresiones contemporáneas de la cultura." Y se agregó algo que enfatizaba la nueva preocupación: "En virtud de las consideraciones anteriores se recomienda especialmente no caer en una simple indagación de tipo histórico tradicional, que haga peligrar el estudio con el propósito desmedido de buscar los orígenes más remotos." Ya algunos de los asistentes a esta primera reunión de consulta encontraron peligroso tal criterio porque se tendrían que plantear puntos de vista sobre intereses sociales, políticos y culturales vivos, actuantes, que de una u otra manera mostrarían expresiones de la realidad cultural latinoamericana a partir de una serie de situaciones peculiares de acuerdo con su propio y no menos original desarrollo histórico. Enfocar el presente y, a partir del mismo, rastrear el pasado que diese explicación a la cultura de la América Latina como expresión de una inexplicable y discutida realidad. Fue la recomendación presentada.

 

Por diversas circunstancias el tiempo ha transcurrido y, con él, muchos de los enfoques y la problemática de la que partió este volumen. Lo que ha permanecido ha sido el conjunto de las ideas de las que partió este trabajo. En lo económico, lo social y lo político se tuvo que partir de situaciones circunstanciales que han cambiado en esta nuestra América, en función con una realidad que se pretende conocer. Los hombres y pueblos de esta América han dado razón a los enfoques aquí realizados sobre la cultura vista como expresión del sentido de la acción de estos hombres y pueblos. Las ideas como toma de conciencia de la realidad. Toma de conciencia a partir de la cual podría ser creado un mundo más justo, y, por justo, capaz de originar la anhelada paz entre hombres y pueblos. "Entre los hombres y los pueblos —decía el benemérito Benito Juárez— el respeto al derecho ajeno es la paz."

 

Preocupación central en este análisis de la cultura a partir de las ideas sobre la realidad que le dio origen, ha sido el de la conciencia de América y, su natural aspiración, la libertad. Esta nuestra América había entrado en la "historia", pero una historia que le era ajena, esto es, bajo el signo de la dependencia. Este continente, más que descubierto en 1492 había sido encubierto por los anhelos, deseos, ambiciones y codicia de sus encubridores, conquistadores y colonizadores. En-cubrimiento que abarcó a todas las expresiones de la sociedad y la cultura. Simón Bolívar, el gran prócer de la liberación latinoamericana, decía: "Los americanos, en el sistema español que está en vigor, y quizá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que el de siervos propios para el trabajo, y cuando más, el de simples consumidores."

 

Una cultura que tendrá que abstraer de sus experiencias de servidumbre los elementos que garantizasen las libertades políticamente alcanzadas. Pero fue, precisamente, el rechazo de la experiencia de la servidumbre vivida lo que origina a su vez nuevas formas de pensar la cultura. La nueva experiencia quedó expresa en la cultura latinoamericana a lo largo del siglo XIX, siglo de crisis en que se manifiesta una idea de América, en el que se buscan otras alternativas, otros sentidos, otro ordenamiento de esa idea.

 

Queriéndose borrar el pasado colonial impuesto se buscó fuera de la "única" realidad el "modelo", el modo de ser de lo que no se era y no se quería ser. Los grandes "modelos" se encontraron en las pujantes culturas "modernas", en las "nuevas civilizaciones" que, al expandirse, buscarán la justificación a nuevas formas de colonialismo. Así, pretendiéndose borrar la servidumbre del pasado se hipotecó el futuro. Fue la experiencia cultural de los civilizadores y positivistas latinoamericanos que soñaron con hacer de esta América otros Estados Unidos, Inglaterra o Francia; con hacer de sus hombres sajones los "yankees del sur". Intento inútil, pues los mismos grandes imperios se opondrán a la posibilidad de que otras naciones y hombres se les igualen y les disputen la hegemonía impuesta a sus empeñosos imitadores. Pronto se tomaría clara conciencia de la nueva colonización y, con ello, de la necesidad de liberarse de ella.

 

Será esta preocupación frente a la doble toma de conciencia de la dependencia la que marque el mundo de las Ideas de la América Latina. Entre el 12 de octubre de 1492 y el 9 de diciembre de 1824, entre el inicio del encubrimiento de América y la batalla de Ayacucho que enfrenta este primer encubrimiento cultural. La primera conciencia de la dependencia sufrida fue tomando cuerpo hasta provocar la explosión que pondrá en situación de crisis este primer encubrimiento. Encubrimiento cultural al que seguirán otros, más o menos encubiertos, pero en sentidos absolutamente distintos -entre ese 9 de diciembre de 1824 y el 15 de febrero de 1898, la explosión del Maine en La Habana e inicio de la expansión colonial estadunidense se toma conciencia de la inútil nordomanía de otras dependencias culturales aceptadas o rechazadas como la anulación de experiencias. Surge entonces el afán por definir lo propio con el gesto de un Calibán que para liberarse de la cultura de su opresor la devora poniéndola al servicio de sí mismo, esto es al servicio de su propia y peculiar identidad y al servicio de su no menos propia y peculiar historia.

 

La cultura latinoamericana, la conciencia de su existencia cuya identidad ha sido preocupación central de nuestro tiempo, ¿tendrá acaso un "origen" que pueda ser enmarcado en el tiempo?, ¿qué tiempo? y ¿tiempo para quiénes?

 

José Martí y José Enrique Rodó, dos grandes adelantados en el campo de las ideas, buscaron la liberación cultural de esta nuestra América, sin renunciar a una identidad que, quiérase o no, se ha ido forjando en la historia de una dialéctica lucha entre dependencia y libertad. Pero ése es sólo un tiempo, asincrónico por lo demás. Es de ese otro tiempo dialéctico presente de donde parte el libro que aquí se presenta. Un presente que encuentra raíces en la toma de conciencia de las realidades analizadas por esos dos grandes adelantados en la liberación cultural latinoamericana, conciencia que ya se perfilaba, entre otros, en un Bolívar, un Bello y un Bilbao a lo largo de ese siglo XIX bajo nuevas expresiones de una idea de América.

 

En 1492, decíamos, se inicia el primer encubrimiento de esta región del continente americano. Larga tarea, que se prolongará hasta nuestros días. El "descubrimiento" de la identidad del hombre y cultura de esta América, el mundo que José Martí describe en "Nuestra América". "Descubrimiento" que pretenderá romper la serie de superposiciones culturales, bajo las cuales la identidad de estos nuestros pueblos iba quedando cada vez más oculta. Hecho el descubrimiento, la conquista ibera en esta América se empeñará en cubrir el mundo indígena, su cultura, que era vista como obra del demonio. Los evangelizadores, por su parte, en su afán "humanista" tratarán de mostrar la semejanza que guarda este mundo indígena con el de la cruz que ellos aportan. La cultura ibero-cristiana es sobrepuesta a la cultura indígena con que se encuentra.

 

Para librarse del mundo y cultura impuesta por el "descubrimiento" y la conquista españolas, la generación que sigue a la de los libertadores se empeñará en lo que llamará "emancipación mental" de esta América. Y para ello recurre a nuevos encubrimientos, el de la cultura de los pueblos que en Europa y en Norteamérica han alcanzado la máxima expresión del progreso y la civilización. El mundo indígena, el mundo ibero y su mestizaje deberán quedar enterrados. Tal fue el proyecto de los civilizadores y los positivistas latinoamericanos; el de los Sarmiento, Alberdi y Justo Sierra. A una yuxtaposición cultural se agrega otra. Lavado de cerebro por la educación y lavado de sangre por la emigración en países en los que la sangre indígena, mestiza y criolla no presenta gran resistencia. Nos convertimos, dirá Martí, en "una máscara con calzones de Inglaterra, el chaleco parisiense, el chaquetón de Norteamérica y la montera de España". "Éramos charreteras y togas en países que venían al mundo con la alpargata en los pies y la vincha en la cabeza." "A adivinar salen los jóvenes al mundo con antiparras yankees o francesas, y aspiran a dirigir un mundo que no conocen."

 

Sacar a flote el mundo oculto del hombre y la cultura de esta región de América, oculto por yuxtaposiciones, será el proyecto de la generación que siguió a los Martí y Rodó y las que lo han continuado hasta nuestros días. Búsqueda de la identidad cultural de esta América, partiendo de experiencias como las del colonialismo y el neocolonialismo sufridos. Hacer de lo negativo punto de partida de lo positivo. Poner fin al viejo interrogante sobre qué clase de hombres son los latinoamericanos y, para ello, afirmar la humanidad de estos hombres. "Es imposible-decía Bolívar-, asignar con propiedad a qué familia humana pertenecemos. La mayor parte del indígena se ha aniquilado, el europeo se ha mezclado con el americano y con el africano, y éste se ha mezclado con el indio y con el europeo", "no somos europeos, no somos indios, sino una especie media entre los aborígenes y los españoles". "¿Qué somos?-se preguntaba el civilizador Domingo F. Sarmiento-¡Europeos! ¡Tantas caras cobrizas nos desmienten! ¡Indígenas! Sonrisas de desdén de nuestras blondas damas nos dan acaso la respuesta." ¿Mestizos? Nadie quiere serlo, y hay millares que ni americanos ni argentinos querrían ser llamados. ¿Nación? ¿Nación sin amalgama de materiales acumulados, sin ajuste ni cimientos? Una peculiaridad extraña y, por ello, difícil de definir. Pero una definición que la conciencia de las subordinaciones sufridas hará urgente, necesaria para que no sigan repitiéndose. Tal será el proyecto que llamamos asuntivo, en cuanto trata de asumir la propia realidad, las propias e ineludibles experiencias y la propia historia, enmarcada a partir de definiciones o de nociones. ¿Habrá que asumirla como el espíritu de que hablaba Hegel originando una cultura "por excelencia", la cultura que Europa y el mundo occidental habían impuesto, sobrepuesta o yuxtapuesta a la de pueblos que tenían dudas sobre su propia aunque ineludible identidad? o bien, ¿asumirla dentro del marco de una humanidad plena y libre?

 

Unidad y diversidad, vistas como expresión de la más auténtica universalidad, la universalidad que en vano ha enarbolado para sí la conquista y la colonización. Conciencia de la unidad de la diversidad de expresiones de la cultura latinoamericana, de una cultura que de cualquier forma va tomando conciencia de sí misma. Es la respuesta a la %lela pregunta sobre la identidad latinoamericana al interrogarse sobre la existencia de un lenguaje, una filosofía y una cultura latinoamericanos. ¿Civilización o barbarie? ¿Mundo occidental, mundo latinoamericano? ¿Cosmopolitismo e internacionalismo? Plantean disyuntivas e interrogantes que se disuelven al tomar el latinoamericano conciencia de sí mismo.

 

A lo largo de los trabajos que aquí se presentan se encontrarán expresiones de esta temática a través de la cual los pueblos y hombres de esta región americana vienen descubriendo su identidad. Reconquista de una identidad, una y otra vez encubierta, a partir de la cual el hombre de esta América y su cultura se han de afirmar como tales sin menoscabo alguno de otras expresiones de lo humano y su cultura. Así, la toma de conciencia de esta realidad y del proyecto de los hombres y pueblos de esta América, lejos de ser peligrosos explosivos en un mundo que necesariamente va cambiando día a día, será la mejor afirmación de un mundo que, como el nuestro, aspira no a la paz de los sepulcros, sino a la paz basada en el respeto que debe existir entre hombres y pueblos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2017 Javier Oampo López Ph.D

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now